Hombres, mujeres y más

Daniela Aparicio

Breves premisas para un largo debate

Hace poco se ha votado en Las Cortes la “Ley Trans”, que legisla la plena autodeterminación del género, y contempla la posibilidad del a-género, o del no-binario hombre-mujer. Cada vez hay más sujetos que NO quieren inscribirse bajo el significante de su anatomía. Aflora una fractura, o varias, en el discurso amo vigente durante siglos. Los analistas, que no estamos al servicio del discurso amo, podemos analizar la cuestión desde nuestra óptica y pensamiento crítico. ¡Igualdad! como Ideal, deviene un significante amo. Esta es la bandera que se enarbola, a veces, con una ligereza que desconoce la complejidad de la construcción subjetiva, y del inconsciente que determina los modos de goce. La identidad líquida actual tiende a apuntalarse en el goce, como si este fuera su determinación para una suplencia subjetiva. Esta confusión -entre sujeto y goce- explica, en parte, la multiplicación trans y las agrupaciones actuales que se fortifican en su modalidad de goce. Hay una VARITÉ (verdad y variedad) de los goces, que ya no son patologías. ¿Acaso son suficientes para el apuntalamiento subjetivo? A su vez, el innatismo de la ciencia -discurso amo- nos devuelve a la certeza de un destino inscrito en la bío-genética y no en la elección de una diferencia subjetiva. En eso tenemos algo por decir. No hay Ley universal para todos, hay la peculiaridad y particularidad de cada sujeto a quien sería imprescindible darle la palabra antes de pasar al acto.

Daniela Aparicio, psicoanalista.

En la revista electrónica VOLANT, de la EPFCL, Fòrum Psicoanalitic Barcelona.