Síndrome de Down. Relaciones afectivas y sexualidad Ver más grande

Síndrome de Down. Relaciones afectivas y sexualidad

Año de publicación2011
AutorGarvía Peñuelas, Beatriz
Páginas98
EditorialFundació Catalana Síndrome de Down
Número edición1

9788493851736

14,42 €

DISPONIBLE

Sinopsis

Rigor en las ideas, claridad en la organización del libro, elegante sencillez del lenguaje; características con las que bien puede describirse el trabajo de Beatriz Garvía: Síndrome de Down. Relaciones afectivas y sexualidad.

Paul Bercherie, en un artículo de los ochenta recuperado por Maleval en El autista y su voz, proponía -como explicación para el tradicional retraso en la creación de una clínica psiquiátrica infantil- la ausencia de una psicología del niño. Recordemos que el mismo Down incorporaba su síndrome dentro de las idiocias al igual que el autismo o las psicosis infantiles.

Beatriz Garvía parte de la teoría sexual infantil freudiana para explicarnos que la persona con síndrome de Down desea, se enamora, sufre, goza y se complica la vida como cualquier otro humano. Y nos pone sobre aviso de un rasgo no exclusivo de las personas con síndrome de Down pero si más frecuente... que aqueja, por decirlo así, a los padres, a los cuidadores y a los adultos en general: ciertamente para los padres tener un hijo con síndrome de Down supone encontrarse con una distancia respecto al ideal de hijo soñado. Familiares y cuidadores tenderán a protegerlo con el riesgo de anularlo como persona capaz de tomar responsabilidades y decisiones. La entrada en la pubertad despierta además los fantasmas habituales ante la emergencia de la posibilidad de relaciones sexuales y procreación.

La autora nos propone ante todo poner nombre al deseo, o si se prefiere, ayudar al afectado a nombrar adecuadamente; respetar la autonomía y la individualidad de la persona desde pequeño, no cercenarlo con el argumento de que necesita protección por su debilidad. Porque el sufrimiento es universal y cada uno debe encontrar sus salidas, sus maneras de sobrellevarlo. Incluir en el grupo, en la colectividad, cuidando de no segregar; en el bien entendido de que la sobreprotección, la infantilización, el sustituir el gesto o la palabra de la persona con discapacidad por la propia acaba teniendo los peores efectos.

Y se llega a un punto donde, para sorpresa de algunos, el sujeto es capaz de plantearse seriamente tener o no hijos, decirse como quiere que sean sus relaciones sexuales, regular su goce en definitiva.

Este libro, que recoge abundantes viñetas clínicas y reflexiones éticas que completa con información de aspectos legales, ayuda a los profesionales que trabajan con discapacitados en general a reflexionar, a abandonar prejuicios y atreverse a inventar cada día según las características individuales de cada uno.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Síndrome de Down. Relaciones afectivas y sexualidad

Síndrome de Down. Relaciones afectivas y sexualidad